Las Mujeres Jirafa sobreviven a su explotación como atractivo turístico en el norte de Tailandia

 

 

polu

 

El caudaloso río Mekong, el exotismo del Norte( Chang Rai y Chang Mai) y las explotadas Mujeres Jirafa fueron mis grandes impresiones del viaje que hice a Tailandia las pasadas navidades.

Llegamos a Bangkgok después de casi 14 horas de vuelo. En el recorrido que te lleva des del aeropuerto al centro de la capital se va percibiendo la gran cantidad de tráfico y la insufrible contaminación que  invade la ciudad. Durante mis días de visita a los templos budistas, a los mercados de noche ,  al barrio chino o los grandes centros comerciales comprendí porqué muchos orientales del Sudeste asiático caminan por las calles con la cara cubierta por mascarillas. El fuerte calor tropical, la elevada humedad y la polución constituyen un combinado que llega a ser muy molesto para turistas y lugareños.

 

bangkok1

 

 

buda

 

A la caída del sol aparecen en Bangkgok las paradas de productos artesanales del país dentro de mercadillos de noche, donde se exhiben con total impunidad jóvenes hermosas, algunas menores de edad, para vender su cuerpo a turistas de todo el mundo. En teoría, el gobierno dictatorial tailandés prohíbe el ejercicio de la prostitución. En la práctica hace la vista gorda. No en vano la prostitución contribuye entre un 4 y un 12 por cien al Producto Interior Bruto del país.

Percibí a tailandeses sumisos, disciplinados, sometidos completamente a los dictados de la dura administración. Tailandeses que mantienen cada día impoluta la ciudad de Bangkgok por un salario ínfimo. Gente humilde, respetuosa que sigue fielmente la filosofía budista. Poco dados a expresar sus sentimientos ya que se les prohibe besarse en público aunque, eso sí, sumergidos de lleno en el frenesí de las nuevas tecnologías,  enganchados a tablets y smartphons.

Me impactó la grandeza del río Mekong, visto desde Chang Rai, al Norte de Tailandia, donde confluyen las fronteras de este país con Laos y Birmania. Uno de los ríos más largos del mundo con más de 4000 kilómetros, escenario de guerras como la de Vietnam o la guerra civil de Myanmar, la actual Birmania. La riqueza y el impacto que genera entre más de 100 millones de seres humanos nos dan una idea de la importancia de este río en la zona. Se llegan a pescar al año más de 1.300.000 toneladas de pescado y viven en él más de 1200 especies de peces. Su rico caudal ha sido fundamental para que el cultivo de arroz sea otro de los sustentos de esta parte del mundo llegando a proporcionar hasta tres cosechas al año.

 

mekong

 

 

mekong1

 

Las Mujeres Jirafa se han convertido en uno de los atractivos más importantes para el turismo y el gobierno tailandés se aprovecha de ello. La historia cuenta que  los antepasados de las “Mujeres Jirafa”, llegaron hacia la antigua Birmania hace 2000 años, desde el desierto de Gobi – Mongolia. Mas tarde  fueron prácticamente desplazadas hacia el estado de Kayah, al este del país, para luego huir debido a la guerra civil, entre los años 80s y 90s, al norte de Tailandia. Ahora viven con un estatus jurídico incierto y no se les reconoce  ni como ciudadanos birmanos ni tampoco tailandeses.

 

mujer1

 

Los gruesos collares que usan las mujeres kayan para estirarse el cuello fue rápidamente causa de interés. Las agencias de turismo no perdieron tiempo y empezaron a explorar la extraña forma que tiene esta etnia de adornar sus cuellos. No faltaron los guías que crearon historias en relación a las kayan, de esa manera fomentaban el interés de los futuros visitantes y el gobierno se beneficiaba con estos ingresos.

 

 

mujer jirafa2

 

 

mujer jirafa4

 

El guía nos contó algunos  mitos y leyendas a cerca de estas mujeres  que no eran tan ciertos y que hoy en día mucha gente aún cree que son la causa del uso de los anillos. Se decía que lo usaban para protegerse del ataque de los tigres, ya que estos grandes felinos suelen lanzarse al cuello de sus victimas. Por otro lado se escuchaba que los collares evitaban el ser esclavizadas por asaltantes birmanos ya que el gran peso de sus adornos les impedía realizar tareas pesadas, lo que reduce su valor como esclavas.

También se cree que lo hacen para que las mujeres se vean como un dragón, una figura importante en su cultura y que las protege de los peligros de las montañas y de las enfermedades.

Lo cierto es que cuando mas largo es el cuello,  mayor es el atractivo hacia los hombres de la etnia. Aparte de resaltar su belleza, llevarlo es signo de que la mujer viene de una familia rica.

 

 

mujer jirafa1

 

 

Pagamos una entrada un poco alta (unos 15 euros) para entrar a la aldea, donde encontramos decenas de “Mujeres Jirafas” vendiendo artesanías en rústicos puestos levantados al frente de sus pequeñas casas. Muchas tejían, otras te perseguían para venderte algún recuerdo para llevarlo a casa. Dicen que los anillos en el cuello se van incrementando uno por año desde los 5 a los 12 años de edad. A partir de eso se le añaden la mayor cantidad de anillos hasta que su cuello llegue a su tope. Los anillos nunca se los quitan, duermen, se bañan y hacen todo en su vida con este armatoste alrededor del la garganta. Cuentan que hubo una mujer kayan que llego a ponerse 27 collares, los que le estiraban el cuello unos 25 cm.  Los collares no aumentan la separación de las vertebras del cuello, sino que oprime hacia abajo la clavícula y la cavidad de las costillas, creando de esa manera el efecto del cuello estirado.

Algunos del grupo no quisieron ir a verlas. A mi me llevo a ellas mi curiosidad periodística y cuando las pude ver tuve sentimientos encontrados, desde la curiosidad que me suscitaban hasta la indignación de comprobar como el gobierno se lleva parte de lo que recaudan por la entrada de los turistas o por las ventas de su artesanía.

Hoy en día gran parte de las “Mujeres Jirafa” optan por esta forma  esclavizante de decorar su cuello, por un tema económico, mas que por seguir una tradición. Son consientes que deformando esa parte de su cuerpo van a atraer al turismo y esta forma de vida les resulta mucho mas rentable. Además, muchas madres obligan a sus hijas a “seguir la tradición”, no por creencia, sino por asegurarles un futuro económico, convirtiéndolas en atractivo turístico y haciendo de su aldea casi un parque temático para los visitantes.

Tailandia fue mi primer viaje al Sudeste asiático. donde me esperan por visitar países tan interesantes como Vietnam, Camboya o Indonesia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s