VIAJAR SOLA A EGIPTO(3):ASSUÁN, ABU SIMBEL Y VUELTA A LUXOR

LLegué a Assuán en el típico crucero de tres días por el Nilo desde Luxor hasta  Assuán, casi ya en la frontera con Sudán. En el barco eran todo grupos de viajes organizados. Yo era la única que viajaba sola, aún así conocí una médico de Andalucía que viajaba con su novio, con la que intercambiamos algunas de nuestras experiencias hasta el momento en Egipto.

 

yo en el barco

En el crucero

 

nilo desde el barco

El Nilo

 

 

La   mayoría de los camareros del crucero eran egipcios aunque hablaban inglés, francés, italiano y lo que hiciera falta con tal de mimar a los turistas. Porque, si algo caracteriza a los egipcios es que se adaptan a la gente que viene de fuera. Saben  que el turismo es su principal fuente de riqueza para sus economías y para el país en general y lo tienen que aprovechar..

Los ingleses, franceses, alemanes  y rusos se asaban como sardinas en la cubierta del barco ante el imponente sol procedente del desierto y aliviaban el sudor con baños sucesivos en la piscina.

Mientras tanto,  yo me recorría el buque de proa a popa, babor y estribor, a ver si pillaba un punto de conexión a Internet. Nos dijeron que había wifi, pero estaría en el fondo del mar, o en la quilla , porque durante los tres días fue imposible conectarse a la red.

 

El atardecer era mi hora preferida. Me subía a cubierta y cuando el calor apretaba menos, se iba escondiendo el sol por el este del Nilo, entre las palmeras y oasis de los pueblos que recorríamos y a lo lejos , al este y oeste del gran río los dos grandes desiertos egipcios.

 

 

horus4 yo

Templo de Horus

 

halcon

El halcón de Horus

 

 

Me sentaba en uno de los sillones de cubierta y vivía el atardecer por el Nilo, pensando en aquellos hombres antiguos que dominaron mucho antes que los griegos y los romanos la civilización, que crearon los papiros como la primera forma de escritura en el mundo. Aquellos faraones que erigieron enormes construcciones de piedra en honor a los dioses, a la hermosa Isis, su hijo Horus, Osiris o Amón.

 

niña nubia

Niña nubia en Edfu

 

 

mujeres nubias

Mujeres nubias

 

 

El primer día hicimos parada en Edfu y vimos el templo dedicado a Horus, el mejor templo conservado del mundo de la época grecorromana. Los egicios nos seguían por todas partes para vender todo aquello que podían,  y los niños y jóvenes del pueblo se divertían viendo a las turistas en pantalón corto o falda corta, algo impensable para la mujer árabe. En Edfu se empezaban a ver los nubios, ciudadanos descendientes del norte de Sudán y un pueblo con una cultura y lengua propia. Hay que decir que las mujeres son de tez más morena, ojos almendrados, y muy muy guapas ,al igual que los hombres, la mayoría de grandes ojos y labios y pelo rizado.

 

isla elefantina

isla elefantina

 

El 28 de julio recalamos en Assuán, el final del crucero. Una ciudad a orillas del Nilo, donde la mayoría de residentes son nubios. Viven entre las dos orillas del río, la parte moderna y turística y la zona oriental, donde está la isla elefantina y la isla de Philae y el templo de Isis.

 

fumando sisa

La Shisha

 

Paseando por la avenida central a orillas del Nillo, llegué al centro histórico de Assuán. En la entrada del zoco había un café, sólo para hombres, pero yo deseaba un té, agua o una coca-cola porque iba a desfallecer de tanto calor. Habían dos jóvenes en la terraza que me dijeron que podía sentarme, que ellos me pedían un té que era bueno para soportar el calor. Empezé a hablar con ellos y me invitaron a SHISHA  egipcia, la típica pipa árabe con esencias de manzana, plantano, naranja…..me encantó la shisha pero cogí un mareo que me vino bien para quedarme en el café hasta que bajara el sol.

Al atardecer conocí a Mustafá, un pescador que me llevó con su faluca por el Nilo surcando la isla Elefantina y la isla de Philae. Era un buen hombre, hablaba español, lo había aprendido en la escuela. Me contó como los Nubios del sur de Egipto, en una de la inundaciones de sus pueblos con la subida del Nilo, tuvieron que huir hasta llegar a Assuán. Me cantó algunas de la canciones tradicionales nubias y se le veía muy orgulloso de pertenecer a este pueblo.

 

mustafa

Mustafa

 

 

abu simbel1

Abu Simbel

nefertari

templo de Nefertari

lago nasser

Lago Nasser

 

Al día siguiente, un microbús, escoltado por la policía egipcia, nos llevó a Abu Simbel, muy cerca de Sudán, para visitar los templos de Ramses II y de su esposa Nefertari. También impresionantes,majestuosos, levantados entre dos enormes rocas y ante la verde mirada del lago Nasser.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s