Del estruendo de Bangkok a la Tailandia rural

 

 

bangok1

 

 

Salimos de Madrid con frío y aterrizamos a Bangkok en 23 de diciembre(2015) con el calor del trópico del Sudeste  Asiático. Los altos edificios de la capital de Tailandia se vislumbraban como borrosos por la espesa neblina de la atmósfera.  La contaminación se hacía latente a medida que nos acercábamos al centro de la ciudad.

Bangkok fue fundada en 1782 por el rey Rama I y es también conocida por sus habitantes como Krung Thep “la ciudad de los ángeles”. Con un trepidante desarrollo económico importante se ha convertido en uno de los principales destinos turísticos del mundo y ha conseguido posicionarse como una de las ciudades más modernas del sudeste asiático. Bangkok es una gran ciudad que impresiona al viajero y le proporciona cientos de sensaciones por su gran exotismo y contraste y un abanico infinito de posibilidades.

 

bangkok1

 

 

La conforman más de 400 templos, la mayoría budistas. Templos y monjes que nos introducen  en la historia budista de Tailandia, lugares místicos, mercados típicos y únicos, rascacielos con terrazas espectaculares donde tomar unas copas mientras contemplas Bangkok desde una perspectiva impresionante. Pero sobre todo, los habitantes de Bangkok te regalarán uno de sus mejores rasgos, su sonrisa y su amabilidad que harán de tu estancia en la ciudad toda una experiencia.

El turismo en Tailandia no puede ser tal sin empezar por la visita al Gran Palacio y al Wat Phra Kaew, también conocido como el templo del Buda Esmeralda. Un destino además consagrado para los budistas y que aloja al famoso Buda Esmeralda el cual tiene una larga y fascinante historia.

En Bangkok también podemos visitar el templo Wat Pho en el que encontraremos al buda reclinado más grande de la ciudad y una colección inmensa de budas.

 

 

buda

 

 

budas

 

 

La filosofía budista contrasta con la noche en esta ciutat. Vivir la noche es pasear por los mercadillos artesanales, por las paradas de comidas asiáticas, por las grandes avenidas de China Town . Y entre las estrechas calles de los mercadillos, los locales donde tailandesas, algunas menores de edad, ejercen la prostitución con total impunidad del gobierno dictatorial de Tailandia. No en vano la prostitución representa más del 5 por cien del PIB del país.

 

 

rezo

 

 

El estruendo de Bangkok contrasta con la Tailandia rural de Chiang Rai y Chiang Mai, en el norte del país, lindando con las fronteras de Laos y Birmania. Poblados indígenas en las riberas de los ríos como el Mekon ,  el Mae Tman o el río Kok. Los tailandeses del norte se conforman con poco. Viven en chozas, se alimentan de lo que pescan y del cultivo de arroz o soja y sacan algunos baths de más gracias a la artesanía que venden a los turistas.

 

aldea chang rai

 

 

xiquets

 

Me impresionó ver el museo del opio en el Triangulo de Oro, donde el río Mekong hace de frontera natural entre Tailandia, Laos y Birmania. Pero el Triangulo de Oro debe su nombre a la riqueza en oro de Chiang Rai y a que  en tiempos antiguos el oro bueno era detectado porque al romperse debía adquirir forma de triangulo.

 

mekong

 

DSC00204

 

 

DSC00203

 

 

El opio continua siendo otra fuente de ingresos a pesar que el gobierno se empeña en afirmar que persigue a los narcotraficantes. Las tierras de Chiang Rai  esconden grandes plantaciones de opio y también laboratorios para reconvertir la droga en heroína.

Una zona donde el calor se hace más llevadero. Me quedo con el recuerdo de las junglas verdes y floridas a ambas riberas de los ríos y el campamento de elefantes más famoso del Sudeste Asiático.

 

Niodior, la isla senegalesa que trabaja por una pesca tradicional y ecológica

 

 

Habitantes-de-la-isla-de-Niodior-Senegal

 

Aquí os dejo el video sobre el proyecto de la Asociación de Nativos de Niodior para la regeneración y conservación de la pesca en la isla serer de Niodior, en la Reserva Natural del Delta de Saloum.

Sus gentes, hombres y mujeres de mar, niominkas, son un ejemplo de pueblo luchador, organizado, limpio y respetuoso con sus recursos, como la pesca, la agricultura y el turismo sostenible.

 

 

 

Las Mujeres Jirafa sobreviven a su explotación como atractivo turístico en el norte de Tailandia

 

 

polu

 

El caudaloso río Mekong, el exotismo del Norte( Chang Rai y Chang Mai) y las explotadas Mujeres Jirafa fueron mis grandes impresiones del viaje que hice a Tailandia las pasadas navidades.

Llegamos a Bangkgok después de casi 14 horas de vuelo. En el recorrido que te lleva des del aeropuerto al centro de la capital se va percibiendo la gran cantidad de tráfico y la insufrible contaminación que  invade la ciudad. Durante mis días de visita a los templos budistas, a los mercados de noche ,  al barrio chino o los grandes centros comerciales comprendí porqué muchos orientales del Sudeste asiático caminan por las calles con la cara cubierta por mascarillas. El fuerte calor tropical, la elevada humedad y la polución constituyen un combinado que llega a ser muy molesto para turistas y lugareños.

 

bangkok1

 

 

buda

 

A la caída del sol aparecen en Bangkgok las paradas de productos artesanales del país dentro de mercadillos de noche, donde se exhiben con total impunidad jóvenes hermosas, algunas menores de edad, para vender su cuerpo a turistas de todo el mundo. En teoría, el gobierno dictatorial tailandés prohíbe el ejercicio de la prostitución. En la práctica hace la vista gorda. No en vano la prostitución contribuye entre un 4 y un 12 por cien al Producto Interior Bruto del país.

Percibí a tailandeses sumisos, disciplinados, sometidos completamente a los dictados de la dura administración. Tailandeses que mantienen cada día impoluta la ciudad de Bangkgok por un salario ínfimo. Gente humilde, respetuosa que sigue fielmente la filosofía budista. Poco dados a expresar sus sentimientos ya que se les prohibe besarse en público aunque, eso sí, sumergidos de lleno en el frenesí de las nuevas tecnologías,  enganchados a tablets y smartphons.

Me impactó la grandeza del río Mekong, visto desde Chang Rai, al Norte de Tailandia, donde confluyen las fronteras de este país con Laos y Birmania. Uno de los ríos más largos del mundo con más de 4000 kilómetros, escenario de guerras como la de Vietnam o la guerra civil de Myanmar, la actual Birmania. La riqueza y el impacto que genera entre más de 100 millones de seres humanos nos dan una idea de la importancia de este río en la zona. Se llegan a pescar al año más de 1.300.000 toneladas de pescado y viven en él más de 1200 especies de peces. Su rico caudal ha sido fundamental para que el cultivo de arroz sea otro de los sustentos de esta parte del mundo llegando a proporcionar hasta tres cosechas al año.

 

mekong

 

 

mekong1

 

Las Mujeres Jirafa se han convertido en uno de los atractivos más importantes para el turismo y el gobierno tailandés se aprovecha de ello. La historia cuenta que  los antepasados de las “Mujeres Jirafa”, llegaron hacia la antigua Birmania hace 2000 años, desde el desierto de Gobi – Mongolia. Mas tarde  fueron prácticamente desplazadas hacia el estado de Kayah, al este del país, para luego huir debido a la guerra civil, entre los años 80s y 90s, al norte de Tailandia. Ahora viven con un estatus jurídico incierto y no se les reconoce  ni como ciudadanos birmanos ni tampoco tailandeses.

 

mujer1

 

Los gruesos collares que usan las mujeres kayan para estirarse el cuello fue rápidamente causa de interés. Las agencias de turismo no perdieron tiempo y empezaron a explorar la extraña forma que tiene esta etnia de adornar sus cuellos. No faltaron los guías que crearon historias en relación a las kayan, de esa manera fomentaban el interés de los futuros visitantes y el gobierno se beneficiaba con estos ingresos.

 

 

mujer jirafa2

 

 

mujer jirafa4

 

El guía nos contó algunos  mitos y leyendas a cerca de estas mujeres  que no eran tan ciertos y que hoy en día mucha gente aún cree que son la causa del uso de los anillos. Se decía que lo usaban para protegerse del ataque de los tigres, ya que estos grandes felinos suelen lanzarse al cuello de sus victimas. Por otro lado se escuchaba que los collares evitaban el ser esclavizadas por asaltantes birmanos ya que el gran peso de sus adornos les impedía realizar tareas pesadas, lo que reduce su valor como esclavas.

También se cree que lo hacen para que las mujeres se vean como un dragón, una figura importante en su cultura y que las protege de los peligros de las montañas y de las enfermedades.

Lo cierto es que cuando mas largo es el cuello,  mayor es el atractivo hacia los hombres de la etnia. Aparte de resaltar su belleza, llevarlo es signo de que la mujer viene de una familia rica.

 

 

mujer jirafa1

 

 

Pagamos una entrada un poco alta (unos 15 euros) para entrar a la aldea, donde encontramos decenas de “Mujeres Jirafas” vendiendo artesanías en rústicos puestos levantados al frente de sus pequeñas casas. Muchas tejían, otras te perseguían para venderte algún recuerdo para llevarlo a casa. Dicen que los anillos en el cuello se van incrementando uno por año desde los 5 a los 12 años de edad. A partir de eso se le añaden la mayor cantidad de anillos hasta que su cuello llegue a su tope. Los anillos nunca se los quitan, duermen, se bañan y hacen todo en su vida con este armatoste alrededor del la garganta. Cuentan que hubo una mujer kayan que llego a ponerse 27 collares, los que le estiraban el cuello unos 25 cm.  Los collares no aumentan la separación de las vertebras del cuello, sino que oprime hacia abajo la clavícula y la cavidad de las costillas, creando de esa manera el efecto del cuello estirado.

Algunos del grupo no quisieron ir a verlas. A mi me llevo a ellas mi curiosidad periodística y cuando las pude ver tuve sentimientos encontrados, desde la curiosidad que me suscitaban hasta la indignación de comprobar como el gobierno se lleva parte de lo que recaudan por la entrada de los turistas o por las ventas de su artesanía.

Hoy en día gran parte de las “Mujeres Jirafa” optan por esta forma  esclavizante de decorar su cuello, por un tema económico, mas que por seguir una tradición. Son consientes que deformando esa parte de su cuerpo van a atraer al turismo y esta forma de vida les resulta mucho mas rentable. Además, muchas madres obligan a sus hijas a “seguir la tradición”, no por creencia, sino por asegurarles un futuro económico, convirtiéndolas en atractivo turístico y haciendo de su aldea casi un parque temático para los visitantes.

Tailandia fue mi primer viaje al Sudeste asiático. donde me esperan por visitar países tan interesantes como Vietnam, Camboya o Indonesia.

Camino a Niodior. Refugio de paz en la costa atlántica de Senegal

 

 

Habitantes-de-la-isla-de-Niodior-Senegal

Durante mis 15 días en Senegal, había programado buscar unos días para volver a Niodior, una de las 18 islas que conforman el archipiélago del Delta de Saloum, en el Atlántico senegalés, declarado Reserva Mundial de la Biosfera por la Unesco.

Hacía unos tres años que había visitado la isla de Niodior, invitada por la Asociación de Nativos de Niodior en España. Entablé unos lazos de auténtica amistad y solidaridad con ellos y con los habitantes serers de la isla. El presidente de la asociación, Khalilou, que también estaba en Senegal, me pidió que le acompañara a su pueblo natal para difundir y dar a conocer al mundo los proyectos de cooperación que estaban beneficiando a sus habitantes.

 

Habitantes-de-la-isla-de-Niodior-Senegal (1)

 

Hice un hueco en mi agenda con los responsables del centro Sopi Jiko para la rehabilitación de personas drogodependientes y viajé con Khalilou a Niodior. Programamos salir la madrugada del miércoles 3 de junio para regresar a Dakar el sábado 5 de junio. Khalilou vino a recogerme a casa de Lamine, en el barrio de Sicap Mbao, de Dakar, hacia las 8 de la mañana. Debíamos llegar a Djifer antes de las 3 de la tarde, que es cuando se coge la última piragua que conduce a lugareños y visitantes a la isla de Niodior.

Nos dirigimos a Niodior en uno de los mejores vehículos que he subido durante todas las veces que he ido a Senegal. Hay que verlo para creerlo, porque los coches en Senegal son verdaderas chatarras y los conductores hacen milagros para ponerlos en marcha y conducir por todo el país.

Mujeres-recogiendo-ostras-y-almejas-en-las-costas-de-Niodior-Senegal

Khalilou me contó que esa noche había dormido poco preparando todas las cosas que quería llevar para su familia de Niodior. Vino a recogerme hacia las 8 de la mañana y, después de deshacernos de las retorcidas calles y avenidas de la periferia de Dakar, conseguimos coger la carretera nacional que nos llevaría a Mbour y luego a Joal. El camino de Joal a la península de Djifer, desde donde se coge la piragua, continuaba siendo de tierra roja, humedales, baches y muy penoso de recorrer para coches y camiones. Khalilou me dijo que el Gobierno tenía un convenio con una empresa holandesa para construir una carretera en el plazo de unos dos años. De hecho cuando llegamos a Joal tuvimos que desviarnos porque las máquinas estaban ya en marcha, iniciando los primeros trabajos de definición de la ruta entre Joal i Djifer para la nueva la carretera. Fue la primera vez después de visitar este país de África occidental durante cinco años seguidos que ví máquinas apisonadoras funcionando para construir una carretera. Khalilou dijo en voz alta lo mismo que pasaba por mi mente:”a ver si se notan de una vez cambios en las ciudades y pueblos de Senegal”.

Tardamos unas dos horas de Dakar a Mbour. Hicimos una parada para llenar el depósito de gasolina y tomar café en una estación de servicio. Cuando llegamos a Joal comenzaron las dificultades. Tuvimos que desviarnos por un camino que ni siquiera mi amigo y compañero senegalés Khalilou, nacido en Niodior, conocía demasiado. La carretera era estrecha en algunos tramos y toda sin asfaltar, de tierra y barro hasta llegar a Djifer. Antes de pasar por la reserva natural de Palmarin, un precioso humedal del Delta de Saloum, en cuestión de segundos y sin saber por qué razón, Khalilou perdió el control del coche, nos salimos del camino y chocamos contra unos árboles penetrando casi en el lago que bordea la carretera. Milagrosamente nosotros y el coche salimos ilesos del pequeño accidente, pero tuvimos que pedir ayuda para sacar el vehículo de los matorrales y ponerlo otra vez marcha. El incidente nos retrasó el viaje, cosa a parte del susto que nos llevamos. Si o si debíamos coger la piragua de las 3 de la tarde.

 

coquillages

 

Llegamos a Djifer a las 2,30 de la tarde, media hora antes de que saliera la piragua con destino a Niodior. En Djifer refrescamos nuestras gargantas con una coca-cola ante el abrasador calor del trópico. Más tarde subimos a la piragua junto con el resto de pasajeros. Media hora larga de viaje y llegamos a Niodior, donde nos esperaba Borja, un cooperante gallego que colabora con la asociación de Nativos de Niodior en un proyecto de ayuda a las personas con discapacidad de la isla.

Excepto algunas fotos que pude hacer ya al atardecer, la mayor parte del trabajo para la realización del audiovisual sobre los proyectos de cooperación en Niodior lo hice al día siguiente. Me reencontré con la coordinadora de proyectos de la ONG, mi gran amiga Alimatou, una de las mujeres senegalesas más eficientes, inteligentes y plenamente comprometida con su pueblo. Una gran mujer que transmite energía y empuje allá donde va y que para mi es ya como una hermana.

Con Alimatou y Khalilou, el viernes hicimos todo un recorrido por Niodior para comprobar sobre el terreno el desarrollo de los proyectos de protección del medio ambiente, reactivación de la pesca tradicional y dignificación del papel de la mujer que está llevando a término la ONG en este isla del Delta de Saloum.

Niodior me acogió de la misma manera generosa y hospitalaria que lo había hecho en años anteriores, desde la primera vez en mi vida que pise esta isla en el 2009. Algunos se acordaban de mi nombre y los niños me saludaban con un “bonjour toubab”, tal como llaman a los blancos.

Alimatou, Khalilou y yo misma nos dirigimos al embarcadero, donde están las estructuras de madera para secar el marisco y el pescado, almejas y ostras, sobre todo. Recoger el marisco representa todo un proceso. Las mujeres primero entran al mar con las vasijas adecuadas para recoger las almejas. Luego las secan encima de unas estructuras de madera. Una vez secado el marisco lo venden en Djifer o vienen los comerciantes a comprar las ostras y almejas a Niodior.

El pescado es cosa de hombres. Lo pescan con las tradicionales piraguas con las redes convencionales para no dañar los manglares, ya que es en estos arbustos donde se reproducen los peces y se encuentran los caladeros.

Los habitantes de Niodior viven mayoritariamente de la pesca de marisco. Su economía gira en torno a la pesca y la agricultura. Cultivan mijo, patata dulce y diversas frutas tropicales, como el coco o el mango.

La Asociación de nativos de Niodior ha promovido diversos proyectos de cooperación para el desarrollo de la isla con la subvención de la Diputación provincial de Zaragoza y dentro de la red Africagua. Sus miembros son inmigrantes que desde hace más de una década viven en diferentes ciudades del Estado español y que piden ayuda para el progreso económico de su amado pueblo, Niodior. Una isla protegida también por el Estado senegalés y por los mismos isleños organizados en el llamado Comité de Gestión de los Recursos de Niodior. Los miembros de este comité trabajan por racionalizar los recursos y riquezas que aporta la isla. Quieren controlar la sostenibilidad de su pueblo haciendo compatible el desarrollo económico con el respeto al medio ambiente.

 

Habitantes-de-la-isla-de-Niodior-Senegal (2)

 

Por esto, el Comité controla las construcciones de viviendas establecen límites para la construcción de hoteles o campamentos, mantienen turnos de limpieza de la isla entre los mismos vecinos. Y es que lo que quieren es evitar invasiones externas que puedan destruir los recursos que da Niodior a sus habitantes. Una isla senegalesa que es un refugio de paz y tranquilidad y un ejemplo de buen hacer ante el desorden y el caos que se puede ver por todo Senegal.

Me supo a poco los dos días que estuve entre la gente de Niodior. Todos me pedían que me quedara más tiempo. No podía ser. Debía trabajar para el audiovisual ya publicadoa sobre el centro de rehabilitación de personas con drogadicción de Sicap Mbao en Dakar. Pero aproveché mucho el tiempo que estuve con mis amigos serers.

SOPI JIKO, CENTRO PIONERO CONTRA LA DROGADICCIÓN EN ÁFRICA OCCIDENTAL

 

 

contradroga

Las mujeres senegalesas sensibilizadas contra la droga

DSC05087

Pacientes

fachadacentro (2)

Sopi Jiko

contradroga4

MUjer contra la droga

DSC03567

Sopi Joko

totssopi

Pacientes Sopi Jiko

xiquetsdroga2

Niños contra la droga

 

 

El único centro para la rehabilitación y reinserción de personas drogodependientes que existe en África occidental se llama Sopi Jiko. Està situado en uno de los barrios periféricos más deprimidos de Dakar, Sicap Mbao. Una zona urbana completamente desorganizada, hacinada por multitud de africanos, llegados de las zonas rurales y de otros países de África del Oeste. Este barrio ha sido mi casa en las pasadas semanas, donde he llegado invitada por los responsables de este centro después de dos años de mi último viaje a Senegal.

 

 

haciendocafe

Sicap Mbao, haciendo café Tuba

barriopobre

Sicap Mbao

 

otrafamilia

Niño en parada venta, Sicap Mbao

barriosicap

Venta en Sicap Mbao

 

Conozco muchos países de África y llevo viajando a Senegal des del año 2009.  Aún conociendo  este continente, ya no me acordaba de las pequeños cosas que lo hacen tan diferente a Occidente. Se me había olvidado que en los numerosos y tumultuosos barrios de Dakar cuesta caminar por las calles cubiertas de arena sin asfaltar,  de casas sin prácticamente  agua potable, con a veces un grifo que suministra agua a una vivienda, o incluso a todo un edificio y donde se producen frecuentes cortes de luz. Todo esto, supuestas incomodidades para los occidentales, es aceptado con normalidad para los senegales. Familias africanas que te acogen con generosidad y una gran solidaridad. Así me recibió  Lamine Touré ,  el coordinador del centro Sopi Jiko, y toda su familia. Ellos me arroparon con cariño, generosidad y hospitalidad durante  los 15 días que conviví en su casa  para hacer el reportaje.

 

lamine

Lamine Touré, coordinador Sopi Jiko.Dia Nacional contra la Droga

 

 

Os pongo primero en antecedentes de lo que fue mi experiencia en el centro Sopi Jiko para personas con adicciones a las drogas. Considero prioritario ofrecer una amplia visión del entorno donde se ven obligados a vivir estos africanos que finalmente se enganchan a algún tipo de droga.

 

En el centro Sopi Jiko de Sicap Mbao se rehabilitan diariamente entre 10 y 15 personas, la mayoría hombres. Las mujeres esconden su problema por razón de sexo o de religión. Ahora una sola mujer, una joven de 38 años, Drame Ramatoulaye, acude para tratarse.  Son jóvenes, de entre 15 a los 45 años. Acuden al centro después de haber pasado por el hospital psiquiátrico de la comuna. Un centro hospitalario público  con  escasos recursos, donde los pacientes deben de pagar la consulta.

 

 

maschicadroga

Drama, única paciente mujer

 

chicadroga11

Drame

Aquí se les practican las primeras consultas y se les suministran medicamentos para su desintoxicación. El coordinador del centro, Dibcor Yate, destaca el gran trabajo de rehabilitación de los pacientes que se realiza en Sopi Jiko . Ellos mantienen contacto directo con el asistente social del centro de rehabilitación, Samba Badiane. El objetivo es derivar a los pacientes a este centro social.

reveille2

Pacientes y monitores

totssopi

Alumnos

sambahospital

Samba, asistente social, en el hospital psiquiátrico

viendotele

Paciente

 

Los consumidores de droga en África tienen un perfil muy diferente al de los occidentales. Se empieza a consumir cannabis ya en las escuelas. Niños de 13 años se inician prematuramente en el consumo de tabaco mezclado con marihuana. Son drogas baratas y relativamente asequibles a los bolsillos de los jóvenes, que hacen verdaderos milagros para sacar el dinero, bien de la familia, bien de otros amigos, para comprar el vicio que les mantiene alejados del mundo. Una sociedad, la africana, dura, cruel, especialmente agresiva contra los más débiles. Pero al fin y al cabo no deja de ser el mundo donde han nacido, aunque para ellos sea mucho peor que el mal llamado ” sueño europeo”.

 

En un 75 por ciento consumen cannabis, seguido de alcohol, cocaína, disolventes,  anfetaminas, el Kate, una hierba que procede de Kenia o Somalia y en menor medida heroína.

El cannabis o marihuana llega a Senegal como hierba, no en forma de lingotes, sin pasar por el laboratorio. Así resulta más barata de comprar. Proviene de Mali, Guinea Bissau, Ghana y otros países de África occidental que la cultivan. Es la droga más barata de África. Por poco menos de 2 euros puedes comprar un sobre de esta hierba que luego los jóvenes la mezclan con tabaco y les llega para unas dos semanas.

 

Samba, el asistente social de Sopi Jiko, nos dice que a partir del enganche a la marihuana, los jóvenes quieren más . Es entonces cuando empiezan a consumir alcohol y otras drogas, como el Kate , las anfetaminas o esnifar todo tipo de disolventes, de una elevada toxicidad. El coordinador del centro de rehabilitación, Lamine Touré, asegura que la mayoría son policonsumidores: niños, jóvenes y adultos que entran en el mundo de la drogodependencia, modificando comportamientos, volviéndose agresivos y marginados del entorno en que viven.  La mayoría provienen de familias humildes,  gente pobre, sencilla, que viven al día y con pocos ingresos. Dentro de este contexto de pobreza, de humildad, muchas familias deben afrontar como pueden, con gastos extraordinarios, los tratamientos para desintoxicar a sus hijos drogadictos. Y es que caer en el mundo de la drogodependencia es muy fácil en África. Un continente, donde sobrevivir es una lucha diaria, incierta e insegura. Las familias venden lo que buenamente consiguen con tal de salir adelante . No todos los niños pueden ir a la escuela porque cuesta dinero, ni tampoco acudir a algún centro de salud porque la sanidad se paga.

 

la reveille1

Baile matinal

 

reveille2

 

la reveille1

la reveille

buenariendo

bailando

Hablar de droga es tabú en un país mayoritariamente musulmán. Muchos lo esconden. Aún así al centro Sopi Jiko acuden diariamente entre 10 y 15 jóvenes. El trabajo de rehabilitación empieza hacia las 9,30 de la mañana con unos ejercicios de calentamiento. Los pacientes lo practican en el patio dirigidos por los monitores  y como todo en África son movimientos acompañados de canciones y bailes senegaleses. Drame, Abdul, Mussa, Mohamed, Ousmane son algunos de los pacientes que acuden cada día al centro. Se les ve más o menos bien. Algunos me reciben con una sonrisa, otros agachan la cabeza ante el objetivo de mi cámara. A  otros se les ve delgados, con pocos fuerzas y sin ganas de nada. Yo diría que algunos, sin ganas de vivir.

 

Después del baile matinal, vienen los talleres y actividades. Participan en cursos de fotografía, informática, dibujo, pintura. Algunos de los cuadros que decoran el modesto centro lo han realizado los jóvenes y están colgados en la pared para orgullo de todos.

talleresbueno

talleres

 

talleres1

talleres1 (2)

se escondentalleresmasDSC03606

pacientobuena

 

Además, todos estos trabajos manuales fueron expuestos en la Jornada Nacional contra la Droga en Senegal que se celebró en el centro Jacques Chirac de Thiaroy, en Dakar. Obras que los alumnos presentaron con satisfacción antes las autoridades y a todo el país.

 

xiquetsdroga

Dia Nacional contra la Droga en Senegal

treballsmanuals

trabajos manuales de Sopi Jiko

contradroga6

contradroga5contradroga3bonadavantdrogadona

 

xiquetsdroga2

Es importante el tiempo que dedican monitores y pacientes a compartir experiencias ,  exponer sus inquietudes, a reconocer, aunque les cuesta, que todavía tienen ganas de fumar, de beber o de esnifar.

 

El té es sagrado. Lo es en todo Senegal y como no, para todos los integrantes del centro Sopi Jiko, incluída esta periodista. Sidibe, Ousmane o cuaquier otro monitor se dedica cada día al ritual de hacer el té que bebemos todos, muy caliente, como es tradicional en África. El té aquí es más que una bebida que da energía ante el calor tropical. Es sinónimo de encuentro, de compartir problemas y sonrisas.  Muchas sonrisas porque los senegaleses y senegalesas no tienen miedo a los problemas, se crecen ante ellos y los asumen con dignidad , alegría y coraje, sobretodo las mujeres. Ellas son claves en la economía familiar, son el pilar que sostiene la sociedad africana.

DSC04078

Haciendo el té

xarrant

mascomiendo

Hora de la comida, el Thiabouyen

 

comiendo2

 

 

comiendopacientesmascentrosopi

 

 

Me siento gratamente seducida por todo lo que me cuenta el asistente social, Samba, de las personas con adicciones que acuden al centro. Cuando entrevista a los pacientes nunca anota nada porque no quiere intimidarlos. Se abre a ellos, les sonríe y no se alarma ante las intimidades que le cuentan. Quita importancia a los hechos. Samba me dice que lo más importante es escucharles. Ellos llegan con ganas de hablar, de expresarse. Él les escucha con atención e intenta quitar hierro al mundo de la droga donde están metidos. Me cuenta Samba que uno de los pacientes dejó definitivamente la droga cuando vio que la persona que le vendía el producto, después de unos meses, se había comprado un coche. Entonces le dijo a Samba yo estoy enfermo, sin trabajo y este hombre con mi dinero se ha comprado un coche y està haciéndose rico.  Samba les induce a reflexiones como esta con su templanza, su buen hacer y sobretodo con el cariño y afecto que transmite a las personas drogodependientes.

 

Abdulay Yade,tiene 27 años, acudía al centro por su enganche al cannabis. Ahora me confiesa que está curado. No fuma. Ha recuperado las ganas de hacer cosas. Ha realizado un ciclo formativo en Comunicación audiovisual. Disfruta conmigo dándome consejos de cómo debo encuadrar el objetivo para realizar los mejores planos y donde me debo colocar teniendo en cuenta la extrema luz de los rayos del sol de la mañana africana.

 

abdul

Abdul

Ebane Sane, tiene 46 años, ha venido de  la región de Casamance, al sur de Senegal. Está ingresado en el psiquiátrico de Sicap Mbao. Samba acude cada día a visitarlo. Ebane me cuenta que su enfermedad es producto de la brujería, que ve alucinaciones porque le han echado mal de ojo. Pero en su interior sabe que está enfermo de fumar tanta marihuana y emborracharse con el alcohol.

 

csamance1

Ebane en el hospital

 

cassamance

Ebane, su fsmilia y Samba

Visitamos a otro de los pacientes en su casa de Guediawaye, otra de las grandes barriadas del extrarradio de Dakar. Fara Diof, de 40 años, fumaba marihuana y esnifaba  todo tipo de disolventes . Después de pasar por Sopi Jiko , está en proceso de rehabilitación, todavía fuma pero ha conseguido trabajar como ebanista. Nos muestra su habitación y los dibujos que ha realizado para decorarla . Vive con sus padres y su única hija . Estando en el centro descubrió sus habilidades para la música. Ahora compone y canta rap, con letras de protesta y en favor de los más débiles.

rapmama

Fara Diop y su fmilia

rap hijaSC03977

Fara con su hija

rap lamine

Fara con responsables de Sopi Jiko

DSC03947

Mussa Sy, tiene 23 años, vive en el barrio de Jaxaay2, una zona de buenas casas a la vista de los barrios deprimidos de Dakar. Vive con sus padre , hermanos, hermanas y sobrinos. Dice que está ya curado y entregado 100 por cien al curso de avicultura que realiza en una granja de pollos junto con otros pacientes del centro.

 

DSC04181

Mussa Sy

mamaotro

Los padres

 

El coordinador del centro, Lamine Touré, se muestra muy crítico con la problemática de la droga en Senegal y en África en general. Se siente satisfecho de los resultados del centro.  Un 75 por cien  de  los pacientes consigue rehabilitarse y reinsertarse en la sociedad africana. Pero Lamine dice que Sopi Jiko  no recibe ningún tipo de subvención del Gobierno senegalés desde su puesta en funcionamiento el 2009. Hasta ahora les ha financiado una ONG finlandesa, que ya les ha dicho que no puede continuar con este proyecto. Ahora Lamine hace un llamamiento internacional para que cualquier institución o particular, sensibilizada con el problema de la drogadicción en África, les ayude económicamente a salir adelante.

 

 

totalcap

Sicap Mbao

se esconden

Sopi Jiko

 

sonrisas1

Fatou y Abdulay, paciente y secretaria Sopi Jiko

La policía atrapa solamente a pequeños consumidores, ya que hay mucha represión en este tema y rápidamente son trasladados a la cárcel. Allí se quedan ingresados años y años, algunos sin derecho a juicio, y sin ninguna oportunidad de reincorporarse a la sociedad. Por contra, Lamine se lamenta que los grandes narcotraficantes, procedentes de Mali, Costa de Marfil o Ghana, siempre salen indemnes.

 

la reveille

Sopi Jiko

 

 

donaescolars

Lucha contra la Droga

 

contradroga5

 

donaautentica

Mujer Sicap Mbao

 

la reveille1

Sopi Jiko

De ahí la importancia del funcionamiento del centro Sopi Jiko. El único de África que trabaja por rehabilitar y reinsertar en la sociedad a los drogodependientes. Personas que en países, como Senegal, están sometidos todavía a una injusta marginación. Lamentablemente para sus propios compatriotas son apestados, que en muchos de los casos no tienen derecho ni a agua.

 

bonadonadroga

 

bonadavant

Lamine Touré, Dia Nacional contra la Droga

 

LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD, LOS GRANDES OLVIDADOS DE PAÍSES AFRICANOS COMO CAMERÚN

 

 

karine

familia de Donald. foto Javier Andrés

 

 

De todos mis viajes a África, el que hice el pasado diciembre a Camerún, con la ONG Sawa O Pagnya, quiza haya sido el que más me ha conmovido. Fue un viaje solidario donde mi amigo y compañero periodista, Javier Andrés Beltrán, y yo misma pudimos comprobar la problemática de las personas discapacitadas en Camerún y los proyectos que esta organización humanitaria realiza en beneficio de estos colectivos, unos de los más marginados de África. El objetivo final del viaje era hacer un audiovisual que lo presentaremos el próximo 8 de mayo en Zaragoza. En este viaje solidario nos acompañó también una enfermera aragonesa que aportó su granito de arena para  mejorar la vida de estas gentes.

filmant javier

Filmando el audiovisual en el centro IDAV, Douala.

 

 

 

Nuestro destino fue Douala, la capital económica de Camerún. En esta gran ciudad, de casi 3 millones de habitantes, trabaja la ONG Sawa O Pagnya por la inserción social de los niños, jóvenes y mayores que padecen alguna discapacidad.

La gente de esta organización, con la presidenta, Hermine Vanesse, a la cabeza nos llevó a Bepanda, en la periferia de Douala, para visitar una familia en que  madre e hijo sufren una discapacidad. Tal como íbamos caminando hacia la casa, mi corazón se iba encogiendo. Ante nuestras miradas se encontraba un barrio deprimido, lleno de pobreza y suciedad. La casa de la familia son cuatro paredes que apenas sirven para dormir. La vida la hacen en el exterior, donde cocinan con las tradicionales cazuelas de hierro africanas.

 

Douala, Bepanda, Donald 4

Donald. Foto de Javier Andrés

 

El hijo se llama  Donald. Tiene 23 años y sufre una gran discapacidad en sus piernas que le impide caminar. Su madre, Dorette, de 44 años, también padece una minusvalía en sus piernas. Las ayudas que reciben son muy pocas. Dorette nos contó que cada día tiene que caminar por calles sin asfaltar hasta el mercado para comprar pescado  que luego asa para venderlo. Nos dijo que con sus problemas de movilidad  hacer este camino diariamente es una tortura y pedía un frigorífico para poder conservar el pescado durante toda la semana.

El estado se desentiende de estos casos y sólo ONGS como Sawa O Pagnya están contribuyendo a mejorar sus condiciones de vida.  En la mayor parte de estas familias, los hombres abandonan a sus mujeres e hijos y buscan otras parejas con las que saben que pueden obtener mayor rentabilidad. Es así como las personas con discapacidad se sitúan entre los colectivos más vulnerables de África.

 

Douala. Makepe Missoke. Xiquet roda 5

Makepe. Foto Javier Andrés

 

Douala. Makepe Missoke 3

Familia de Kuemata.Makepe.

.    .

La.ONG no nos daba respiro. Cuando todavía no nos habíamos repuesto de las dolorosas  escenas de Donald y Dorette, nos llevararon a Makepe, otro barrio deprimido de Douala, donde filmamos la problemática de la familia de Kuemata.  Es un niño, de 10 años, que padece una multidiscapacidad. El padre de familia les abandonó hace años. La condiciones donde viven claman al cielo. Mientras mi compañero Javier filmaba la casa ,nuestros rostros, agotados ya por el calor tropical, se iban desencajando de ver las deficientes condiciones de la vivienda. No tienen camas, duermen sobre plataformas de madera, sólo hay una mosquitera y la suciedad se palpa en cada rincón. Me vinieron a la memoria otros lugares de África donde había estado, como la ciudad de Kaolack, en Senegal. Los dos lugares eran objetivos muy favorables para contraer enfermedades como la malaria, el tifus o la disentería.

Douala. Bangué. Casa Vanessa. Xiqueta 2

Bangué. Foto Javier Andrés.

dona xiquet

Douala. Foto Javier Andrés.

Nos enfrentábamos a ejemplos claros de la discriminación que sufren las familias con discapacidad en Camerún, los grandes olvidados de las instituciones. Muchos niños no tienen acceso a la educación y las familias sobreviven con coraje a todas estas adversidades. Desde hace más de 5 años, el trabajo de  Sawa O Pagnya les está dando un halo de esperanza.  La organización  trabaja sobre el terreno. William, el coordinador de la ONG en Camerún, se encarga de diagnosticar los problemas de estas familias y elaborar proyectos de ayuda humanitaria y cooperación. No son grandes ayudas, pero con fuerza y mucha voluntad les aportan coraje a estas gentes para poder salir adelante a pesar de la crueles situaciones en que viven.

 

xiquet douala

Casa de niño sordomudo.Foto Javier Andrés.

 

 

Precisamente, la pobreza, la malnutrición, la rubeola o la poliomielitis son algunos factores que influyen en la falta de movilidad de los niños y jóvenes con problemas de discapacidad.

En este viaje nunca olvidaré la simpatía y la gracia de nuestro chófer, Kinne. Exhaustos por el calor d’esta país del África central, cuando subíamos al coche, Kinne siempre tenía un sonrisa para nosotros. Sabía que lo que estábamos filmando era muy duro y él se esforzaba por hacer que nos sintiéramos bien y un tanto entretenidos con su música camerunesa durante nuestros trayectos por la inmensa Douala.

 

 

karine1

Karine.

 

 

 

Douala. Bonamoussadi. Neteja sèquia 7

Bonamoussadi. Foto Javier Andrés.

 

Nos quedaba mucho que ver y que filmar para nuestro documental. La siguiente visita fue a casa de Karine, otra mujer que ha encontrado un alivio de esperanza con la ayuda de Sawa O Pagnya. De pequeña un fuerte paludismo y un fallo en el suministro de medicamentos la dejó paralizada de cintura hacia abajo. No se puede mover por sí misma y necesita la ayuda de su madre o su hermano para sentarse o moverse con su silla de ruedas. Cada día se desplaza a la estación de autobuses donde vende tarjetas de crédito para móviles y así se gana algún dinero,  justo para subsistir aunque cuenta con el apoyo de su hermano. Es la solidaridad entre los miembros de una misma familia que caracteriza a los africanos y que lamentablemente hemos perdido en occidente. Siempre me planteo cuánto debemos de aprender de ellos, de sus múltiples etnias y su riqueza cultural, de lo que se ha llamado erróneamente tercer mundo.

A Karine la vida le ha dado aptitudes para la música. Es cantante de Gospel y con la ayuda de esta ONG ha editado un CD que será difundido en España. La intención es que los beneficios de la venta de la música de Karine contribuyan a mejorar su vida.

 

 

Douala. IDAV 4

Niños y niñas de IDAV:Foto Javier Andrés.

 

Sawa O Pagnya realiza además microintervenciones para niños sordomudos que acuden cada día al centro IDAV. Es un centro privado que alberga unos 60 niños y niñas sordomudos y que se mantiene con pequeñas aportaciones del estado, de las familias y la ayuda de organizaciones humanitarias.

Ver sus sonrisas, sentir el cariño de los alumnos y la generosidad de los profesores, nos llenó de gozo y esperanz a pesar del cansancio que llevábamos acumulado. Nos sentimos como en nuestra casa y tanto la directora, Marie Louise, como los profesores facilitaron al máximo nuestro trabajo periodístico

 

 

 

Douala. IDAV 25

Joven IDAV.Foto Javier Andrés.

 

Esta clase de minusvalía también supone una gran discriminación en África. Actualmente existen casi 2 millones de niños sordomudos en el continente africano. La tasa de sordera  es del 10 por cien. La rubeola, enfermedades infecciosas o la meningitis provocan estas incapacidades y solo el 20 por cien de ellos pueden acceder a adaptadores de sonidos.

Pero la historia de los niños sordomudos de Douala la conoceréis en el próximo artículo de este Viaje Solidario a Camerún.

 

 

L.

 

.

VIAJAR SOLA A EGIPTO . ÚLTIMA ETAPA: EL CAIRO, UNA LOCURA DE CIUDAD

 

tere giza

Pirámide de Keops

 

 

Eran mis últimos días en Egipto. El último destino fue la capital, El Cairo. Salí el 4 de agosto del verano pasado de Luxor. Era de noche y cogí un autobús de las lineas regulares de Egipto  con las que puedes viajar por todo el país a muy buen precio. Me costó 80 libras egipcias, al cambio poco más de 9 euros, muy económico teniendo en cuenta que en avión con la compañía Egyptair el viaje sale por 100 euros.

Fueron 12 horas de viaje por carreteras nacionales y comarcales porque el autobús paraba en todos las ciudades importantes e incluso algunos pueblos. Hizo unas tres paradas de descanso, en descampados, donde no había bares, únicamente matorrales, y donde solo podían vaciar sus vejigas los hombres. Las mujeres lo teníamos prácticamente imposible. Lo de baños públicos era una mera quimera.

Llegamos a la estación central de autobuses de El Cairo a las 7 de la mañana. Ya a esas horas de la mañana , esta ciudad, la más grande de África, con más de 24 millones de habitantes, estaba en plena efervescencia. Multitud de coches, taxis, motos y autobuses recorriendo las grandes avenidas de esta inmensa ciudad. En agosto del año pasado parecía que los turbulentos conflictos  internos del país se habían apaciguado, aunque la revolución del 2011 con la caída de Mubarak ha hecho mucho daño al turismo que ha caído a extremos vertiginosos. De 20 millones de turistas al año, ahora Egipto apenas acoge 9 millones de visitantes.

Hoy mismo escribiendo estas líneas, los conflictos entre unos bandos políticos y otros han vuelto a este país árabe. Cuando veo en la televisión los últimos atentados en el Cairo y en la península del Sinaí me duele el alma y el corazón. Tengo muy buenos amigos en Egipto  que viven del sector turístico. Trabajan más de 12 horas diarias para sacarse un sueldo máximo de 100 euros, que tienen que repartir entre toda la gran familia de padre, madre y hermanos . Gran parte de los egipcios viven del turismo pero a los de arriba, los que mandan, eso no les importa. Sus intereses económicos, sus ansias de poder, el dominio del Sinaí donde está el petroleo les lleva a enfrentarse entre ellos. Persiguen su parcela de poder , por supuesto,  sin pensar en la población. Me duele mucho esto porque Egipto es y será cuna de civilizaciones, pero claro eso a los gobernantes parece que les importa bien poco.

 

 

home exfinx

Esginge

 

 

jo exfix

PiRÁMIDE DE KEOPS

 

 

Cogí un taxi para llevarme a la PENSIÓN ROMA, situada en el centro de El Cairo, en el barrio de Abdeen,  entre la gran avenida de Ramses y la calle 26 de julio. La Pensión Roma  está regentada por una señora franco-egipcia y después de más de 15 días hablando mi pésimo inglés, pude comunicarme con ella con un francés casi de libro. Es una pensión muy acogedora, situada muy cerca del metro que te lleva a las pirámides de Giza, al  barrio Copto o  el museo egipcio, entre otras zonas, como la Ciudadela de Saladino y la preciosa  mezquita Alabastro. O el barrio musulmán, con sus estrechas calles. Y  otro lugar para  perderse horas y horas , el mercado Khan el Khalili, el zoco egipcio de estrechas calles, donde puedes encontrar especias árabes, alfombras, bisutería de plata y oro.  Curiosamente, entre estas calles pude ver una tienda regentada por  un catalán, afincado en el Cairo desde hace más de 20 años.

 

 

mezquita alabastro bona

Mezquita de Alabastro

 

 

ningu piramides

Pirámides vacías de turistas

 

vista bona cairo

El Cairo desde la Ciudadela

 

 

Otra   alternativa es descubrir la historia de todas las etapas de los faraones hasta la época grecorromana en el museo egipcio, donde hay una sala dedicada  exclusivamente al popular Tutankamón.

 

museu egipci

Museo egipcio

 

 

 

Aconsejo , como no , perderse por el barrio Copto, la parte cristiana ortodoxa de El Cairo que contrasta enormemente con el Cairo Árabe y musulmán.

 

piramides

Pirámides de Giza

 

 

 

El primer día visité las pirámides de Giza. Se me erizaron los pelos, a pesar de estar a más de 45 grados de temperatura, cuando ante mi mirada se levantaba imponente, orgullosa, poderosa, la gran esfinge custodiando la pirámide de Keops, la más grande de las tres que hay en esta zona desértica de la orilla occidental del Nilo a su paso por el Cairo.

La emoción que sentí por ver estas joyas de la historia más antigua de la civilización se vio contrarrestada por la poca gente que había visitando los monumentos. El esplendor de hace unos años de Giza era ya un hecho del pasado reciente.  Ahora era una ciudad fantasma con solo unos pocos turistas, algunos coreanos, japoneses, rusos y poco más. Desolador y con mucha pena de ver como los egipcios se dejaban la piel para poder vender algún souvenir, cuando hace unos años la gente se los quitaba de las manos.

centre cairo1

Centro de El Cairo

 

 

centre cairo3

Centro de El Cairo

 

 

Pero lo que más me atrajo de El Cairo fue justamente la locura de esta gran ciudad. Su caos de circulación, la multitud de gente paseando por las calles. Mención especial para el Cairo nocturno con las numerosas paradas en las calles, donde se vende de todo: bolsos, zapatos, vestidos, electrodomésticos, juguetes, cualquier cosa. La noche de El Cairo es larga y en la zona céntrica de  los cofee shops pueden sentarse las mujeres, tomar un un té o un café turco y fumar la shisha tradicional : la de sabor a manzana es mi Shisha preferida.

 

 

merct khan1

Mercado Khan el Khalili

 

Me encantó  la vida trepidante de El Cairo. También sus comidas con ese toque de especias picantes como el Ful mudammas, o puré de habas, los  kebabs, la kofta y los  pinchos al carbón generalmente de carne de cordero, chuletas y carne picada hechos a la parrilla.

 

 

mercat khan2

Mercado Khan el Khalili

 

Aquí en el Cairo puse punto y final a mi  primer viaje por libre a Egipto. No tuve ningún problema. La policía egipcia ejerce una vigilancia especial sobre los turistas y los protege frente a algunos aprovechados, los menos,  que quieren estafar a los visitantes. De estos presuntos estafadores encontré algunos, pero aún así , tengo que decir que son buena gente, se ven obligados a ganarse el pan de cada día como pueden, porque después de la revolución no tienen casi nada. Están abocados simplemente a sobrevivir cuando antes gozaban de un nivel adquisitivo más que digno gracias al turismo.

Espero que este no sea mi último viaje a Egipto. Tengo pendiente visitar la Península del Sinaí y el mar ROJO,  con sus hermosos fondos de corales idóneos para practicar el submarinismo. Entre las ciudades del mar Rojo hay dos que tienen una belleza singular: Sharm El Sheikh y Dahab, esta última una leyenda para el turista mochilero.

 

Esto lo contaré en mi pròximo viaje!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VIAJAR SOLA A EGIPTO(3):ASSUÁN, ABU SIMBEL Y VUELTA A LUXOR

LLegué a Assuán en el típico crucero de tres días por el Nilo desde Luxor hasta  Assuán, casi ya en la frontera con Sudán. En el barco eran todo grupos de viajes organizados. Yo era la única que viajaba sola, aún así conocí una médico de Andalucía que viajaba con su novio, con la que intercambiamos algunas de nuestras experiencias hasta el momento en Egipto.

 

yo en el barco

En el crucero

 

nilo desde el barco

El Nilo

 

 

La   mayoría de los camareros del crucero eran egipcios aunque hablaban inglés, francés, italiano y lo que hiciera falta con tal de mimar a los turistas. Porque, si algo caracteriza a los egipcios es que se adaptan a la gente que viene de fuera. Saben  que el turismo es su principal fuente de riqueza para sus economías y para el país en general y lo tienen que aprovechar..

Los ingleses, franceses, alemanes  y rusos se asaban como sardinas en la cubierta del barco ante el imponente sol procedente del desierto y aliviaban el sudor con baños sucesivos en la piscina.

Mientras tanto,  yo me recorría el buque de proa a popa, babor y estribor, a ver si pillaba un punto de conexión a Internet. Nos dijeron que había wifi, pero estaría en el fondo del mar, o en la quilla , porque durante los tres días fue imposible conectarse a la red.

 

El atardecer era mi hora preferida. Me subía a cubierta y cuando el calor apretaba menos, se iba escondiendo el sol por el este del Nilo, entre las palmeras y oasis de los pueblos que recorríamos y a lo lejos , al este y oeste del gran río los dos grandes desiertos egipcios.

 

 

horus4 yo

Templo de Horus

 

halcon

El halcón de Horus

 

 

Me sentaba en uno de los sillones de cubierta y vivía el atardecer por el Nilo, pensando en aquellos hombres antiguos que dominaron mucho antes que los griegos y los romanos la civilización, que crearon los papiros como la primera forma de escritura en el mundo. Aquellos faraones que erigieron enormes construcciones de piedra en honor a los dioses, a la hermosa Isis, su hijo Horus, Osiris o Amón.

 

niña nubia

Niña nubia en Edfu

 

 

mujeres nubias

Mujeres nubias

 

 

El primer día hicimos parada en Edfu y vimos el templo dedicado a Horus, el mejor templo conservado del mundo de la época grecorromana. Los egicios nos seguían por todas partes para vender todo aquello que podían,  y los niños y jóvenes del pueblo se divertían viendo a las turistas en pantalón corto o falda corta, algo impensable para la mujer árabe. En Edfu se empezaban a ver los nubios, ciudadanos descendientes del norte de Sudán y un pueblo con una cultura y lengua propia. Hay que decir que las mujeres son de tez más morena, ojos almendrados, y muy muy guapas ,al igual que los hombres, la mayoría de grandes ojos y labios y pelo rizado.

 

isla elefantina

isla elefantina

 

El 28 de julio recalamos en Assuán, el final del crucero. Una ciudad a orillas del Nilo, donde la mayoría de residentes son nubios. Viven entre las dos orillas del río, la parte moderna y turística y la zona oriental, donde está la isla elefantina y la isla de Philae y el templo de Isis.

 

fumando sisa

La Shisha

 

Paseando por la avenida central a orillas del Nillo, llegué al centro histórico de Assuán. En la entrada del zoco había un café, sólo para hombres, pero yo deseaba un té, agua o una coca-cola porque iba a desfallecer de tanto calor. Habían dos jóvenes en la terraza que me dijeron que podía sentarme, que ellos me pedían un té que era bueno para soportar el calor. Empezé a hablar con ellos y me invitaron a SHISHA  egipcia, la típica pipa árabe con esencias de manzana, plantano, naranja…..me encantó la shisha pero cogí un mareo que me vino bien para quedarme en el café hasta que bajara el sol.

Al atardecer conocí a Mustafá, un pescador que me llevó con su faluca por el Nilo surcando la isla Elefantina y la isla de Philae. Era un buen hombre, hablaba español, lo había aprendido en la escuela. Me contó como los Nubios del sur de Egipto, en una de la inundaciones de sus pueblos con la subida del Nilo, tuvieron que huir hasta llegar a Assuán. Me cantó algunas de la canciones tradicionales nubias y se le veía muy orgulloso de pertenecer a este pueblo.

 

mustafa

Mustafa

 

 

abu simbel1

Abu Simbel

nefertari

templo de Nefertari

lago nasser

Lago Nasser

 

Al día siguiente, un microbús, escoltado por la policía egipcia, nos llevó a Abu Simbel, muy cerca de Sudán, para visitar los templos de Ramses II y de su esposa Nefertari. También impresionantes,majestuosos, levantados entre dos enormes rocas y ante la verde mirada del lago Nasser.

 

 

VIAJAR SOLA A EGIPTO(2): LUXOR, LA ANTIGUA TEBAS, HISTÓRICA Y ACOGEDORA A LA VEZ

 

medina habu

Medina Habu

 

 

 

Después de un recorrido de 6 horas en autobús desde Dakhla ,el último oasis occidental de Egipto antes del Nilo, llegué a Assiut. Una gran ciudad de tránsito con grandes comercios y a donde es obligado llegar para ir a Luxor, la antigua Tebas, enclavada a orillas del Nilo.

MAPA LUXOR

De El Cairo hasta Abu Simbel

 

amiga plaza luxor

plaza de Luxor

 

 

 

LLegué a Assiut a las 8 de la mañána y no habían trenes a Luxor hasta las 3 de la tarde. En este tren ya no vendían billetes, así que hice lo mismo que los egipcios, esperar en el arcén hasta la llegada del ferrocarril, subir y sin derecho a asiento comprar el billete en el interior del tren. El termómetro marcaba 45 grados, era un 23 de julio, entonces decidí ir a tomarme una coca-cola en el bar de la estación. Allí estuve sentada unas 4 horas y para suerte mía, los camareros me trataron con una educación exquisita y fueron muy amables conmigo.  Por fin llegó el expreso, me subí entre toda la multitud de egipcios, 6 horas más de viaje, del cual más de la mitad lo hice de pie, yo y mi maleta de mano. Era Ramadán y a las 7 tarde, cuando el sol se escondió, los viajeros sacaron  sus viandas y se pusieron a comer, la primera comida del día después del  ayuno. Me ofrecieron dátiles, fruta y zumo que es lo primero que se ponen a la boca antes de pasar a lo más consistente, siempre acompañado del pan árabe con carne. Me encantó la solidaridad entre ellos mismos, compartían la comida y las bebidas entre los que no llevaban.

 

valle de los reyes

Valle Reyes

 

 

amiguitos luxor

Niños Luxor

 

abebe

plaza Luxor

Llegué  a Luxor de  noche. Un joven , Mohamed, me ofreció hospedarme en el BOOMERANG LUXOR. Me llevó la maleta y a pie recorrimos el corto trayecto que hay entre la estación de trenes y el hotel. Me encantó!. Es un hotel pequeño, donde todo lo que encuentras está dedicado a Bob Marley.  El dueño y los trabajadores te acogen como si fueras de su familia, te enseñan el hostal decorado al estilo reage y te suben a la terraza típica árabe con sus alfombras y bajos sofás, donde te puedes tomar unas copas en compañía de otros viajeros, la mayoría coreanos, alemanes, ingleses, japoneses, y holandeses. Nunca olvidaré los desayunos con té, zumo de melón  o guayaba y los dulces crêps que  preparan al gusto del cliente. El precio por noche  90 libras egipcias con aire acondicionado en la habitación .

atardecer luxor

Atardecer en el templo de Luxor

atardecer medina

El Nilo

 

Allí conocí a un joven coreano, un chico de Costa Rica, un chileno y una pareja de Albacete . Todos hicimos piña y nos convertimos en inseparables durante nuestros días en Luxor.  Compartíamos el placer de viajar en solitario,  conocer nuevas culturas, sus  gentes y todos teníamos el mismo espíritu aventurero que me ha levado desde hace mucho a viajar sola, sobretodo por mi querida y amada ÁFRICA.

a nilo1

Paseo con Faluca

columnas

Sala central Karnak

karnak2

Karnak

 

 

 

 

 

Luxor es de todas las ciudades de Egipto la que aglutina más monumentos, más historia , más de todo.

 

..

karnak4

Ramses II Karnak

karnak7

sala dedicada a las mujeres Karnak

.

 

El  imponente templo de KARNAK, es una de las maravillas del mundo mejor conservadas. Es impresionante y su grandeza, 2 km de superficie, se escapa al objetivo de las cámaras, incluso al ojo humano. Se construyó en honor al Dios Amón. Impactan  el pasillo de grandes columnas y sobretodo las esfinges de la entrada que en la época llegaban hasta el templo de LUXOR, en el centro de la ciudad.  A la orilla occidental del Nilo puedes cruzar con el ferry, una libra egipcia. Cuando llegas a la otra parte del Nilo un montón  de egipcios te ofrecen su taxi para a visitar las tumbas de los Reyes , de las Reinas y Medina Habu, la antigua urbe donde transcurría la vida comercial de la ciudad.

Descubrí mis dos grandes pasiones en Egipto : contemplar el crepúsculo desde la plaza del templo de Luxor, donde los rayos del sol se meten entre las columnas creando una imagen inigualable. Me pasé más de una hora mirando la caída del sol, y lo hice cada uno de los 4 días que estuve en Luxor.

atardecer luxor

Caída del sol

 

 

banana island

Banana Island

niña luxor

Niña Luxor

 

 

La otra es recorrer en faluca, el velero tradicional egipcio, esta parte del Nilo hasta llegar a Banana Island, un pueblecito lleno de plataneros y árboles tropicales por el clima cálido que durante todo el año tiene Luxor, ya en el sur de Egipto.

 

mas pan arabe

Paradas luxor

 

paradas luxor

Parada de pescado Luxor

 

 

La ciudad está llena de vida las 24 horas del día. Sus zocos laberínticos, sus calles llenas de comercios de telas, orfebrería, perfumes , esencias, pasteles , y las paradas de las calles y plazas que ofrecen pan árabe recién sacado del horno. Las calesas aparcadas en los muelles del Nilo para ofrecer  al turista  un recorrido por la toda la ciudad.  Me enamoré de la ciudad desde el primer día y aún sigo cautivada por sus riquezas, sus templos, su historia…….sus gentes, allí he hecho grandes amigos. Y si es verdad que a primera vista hay que estar muy atento a todo egipcio que se te acerque, son comerciantes por naturaleza, quieren vender por encima de todo y más ahora con la caída del turismo, pero son muy buena gente,  amables, abiertos, sinceros, y como os digo tengo allí muy buenos amigos.

 

niña nubia

Niña nubia

 

Desde Luxor encontré un cruzero, a muy buen precio, que me llevó a Assuán ,recalando en Edfu para ver el templo de Isis ; en Comb  Mombo para ir al templo de Horus y luego Assuán, donde un microbús te lleva al imponente templo de Ramsses II en Abu Simbel.

 

VIAJAR SOLA A EGIPTO(1) :DESIERTOS BLANCO Y NEGRO Y OASIS OCCIDENTALES

bueno desierto blanco

DESIERTO BLANCO

 

 

cballo

OASIS BAHARIYA

 

Antes de que finalice el año mi cabeza y mi corazón me piden contar mi experiencia en Egipto. Fue a mediados de julio, 22 días, en la época más calurosa de este país de África del Norte y en pleno Ramadán. Viajé sola, por libre, en uno de los viajes más maravillosos que he hecho en mi vida.

 

agua bahariya

LAGO BAHARIYA

10487170_810549192308719_6415049586427875863_n

 

Desde el Cairo cogí un autobús de las líneas regulares egipcias para visitar los desiertos Blanco y Negro y los Oasis occidentales del país. Era la única occidental que viajaba en el autobús, más de seis horas para llegar al Oasis de Bahariya, un precioso pueblo situado entre los desiertos Blanco y Negro de Egipto.  Era el centro de todas las miradas de los viajeros. Una joven con la cara completamente cubierta se sentó a mi lado. En un inglés medio comprensible,  me dijo que tenía un pelo muy bonito y me sorprendió cuando de repente se quitó el fular y comenzamos a conversar con un inglés mediocre para las dos. Me contó que vivía en un poblado del desierto, que se aburría mucho porque habían pocos jóvenes de su edad y pocos lugares de diversión. No quiso que le hiciera una foto, menos en época de Ramadán, pero le dio pena bajarse del autobús en su pueblo, un poco  antes de mi destino,  se la veía super contenta por nuestra conversación.

tumbas faraonicas2

tumbas de los faraones

tumbas1

Cuando llegué a Bahariya, sin saberlo, sin haber avisado, ya me estaba esperando con su cuatro por cuatro el dueño del Hotel Safari Desert Bahariya, donde había pensado hospedarme. El complejo es muy familiar, entrañable, lleno de flores y palmeras y con una terraza verde, donde pasaba mis tardes de más de 45 grados, bajo la sombra de algún árbol, antes de salir cuando empezaba a caer el sol. El primer día me hicieron un recorrido por este maravilloso oasis de palmeras, guayabas, naranjos y un lago natural. Me invitaron a comer dátiles, los mejores que he probado en mi vida,  y me llevaron a una casa del pueblo para comer en familia durante la ruptura del ayuno.

hotel desert safari

hotel desert Safari BAHARIYA

comida bahariya

comida en familia

 

mas desierto negro

DESIERTO NEGRO

 

Al día  siguiente, en cuatro por cuatro, recorrí el desierto Negro, espectacular, con sus rocas negras erosionadas por la fuerza del viento y visité también las riquezas arqueológicas de la época de los faraones descubiertas en Bahariya por una expedición de ingleses durante los años 90. Eran tumbas faraónicas únicas en el mundo. Cuánta riqueza reúne este país! : Egipto, del cual dicen que no es seguro, donde el turismo ha caído en picado por culpa de los conflictos internos pero que siempre resultará atrayente para los amantes de la historia. Egipto será siempre cuna de civilizaciones y con una riqueza patrimonial, histórica y de contrastes paisajes.  Un país que enamora, cautiva y que pide a voces que vuelvan los turistas, que retorne al ránking del turismo mundial.

mas desierto blanco

DESIERTO BLANCO

 

 

desierto blanco bueno

DESIERTO BLANCO

 

guayabas

OASIS bAHARIYA

 

Una  turista china y yo éramos las únicas huéspedes del hotel. Teníamos muchas cosas en común, las dos viajábamos solas y a las dos nos apasionaba el desierto egipcio.

El tercer dia dejé Bahariya, cogí otro autobús y viajé hasta Dakhla. Por el camino pude descubrir el desierto Blanco, impresionante, abrasador por el calor que hacía, pero precioso. Indescriptible narrar la sensación que tuve ante la mirada de este mar blanco glaciar que se iba difuminando entre pequeñas montañas de arena blanca durante el recorrido hasta el oasis de Dakhla.

 

De  ahí viajé también en bús a Assiut,  donde cogí un tren para LUXOR, la antigua Tebas, una de las ciudades egipcias que más me han impresionado y por la cual siento un cariño especial. Pero mi estancia en Luxor la descubriréis en otro capítulo.